sábado, 17 de noviembre de 2007

Crónicas místicas

nunca fuí a Firmat pero sí mi infancia, a veces, meciéndose cómodamente en la hamaca fantasma, jugando entre las sombras antiguas que alguien olvidó ¿en qué tardecita sepia? ¿y cómo era su nombre? ¿con qué carita? mascarita de brisa, la sonrisa, jugando también entre ellos, los incrédulos péndulos de círculos enloquecidos y concéntricos. con vértigo, los geométricos, los escribas, redactando sus inútiles prospectos, sus adjuntos documentos

2 comentarios:

Lucas dijo...

Me gusto mucho pero, ¿no se te ocurrio otra cosa en vez del "hombre invisible"? como por ejemplo un hombre que se volviera mas pequeño, pero vos sos el c
creador y no podria estar mejor.


con cariño Lucas Zuniga

Fakir dijo...

querido Luckis! si el hombre era más pequeño, no había chiste porque igual se vería. el "gag" es que el hombre invisible se queja de lo que no lo dejan jugar y ni le importa lo absurdo de ser invisible a los demás...o sea, no existir...en realiad es re difícil explicar un chiste! jajajj! te mando todos los abrazos! me voy a poner la mesa!